Las ventajas del biodiesel

El biodiesel es un  tipo  de  combustible que se extrae de las plantas de las que se obtiene el aceite. Sin embargo, también puede obtenerse a partir de aceite de cocina usado.

A continuación detallaremos las ventajas de este  biocombustible que resulta ser uno de los más utilizados en este momento, sobre todo en los  países europeos.

El biodiesel permite una mayor lubricación del motor, que su contraparte fósil,  lo que aumenta la vida útil  del mismo.  Y al presentar un punto de inflamación más elevado que el diesel, es aproximadamente 100°C más alto, confiere una mayor seguridad para  su transporte y almacenamiento.

La degradación del biodiesel es aproximadamente 5 veces mayor que la del diesel y  esto permite que sea  utilizado como solvente de combustibles en casos de accidentes,  como los derrames de  petróleo y sus derivados.

Por otra parte, este biocombustible permite el autoabastecimiento de los productores rurales, ya que ellos mismos siembran y cosechan las plantas de las que se extrae el biodiesel,  y al mismo tiempo promueve el desarrollo económico de éstos  y  de los que cuentan con menos recursos en el sector rural.

Al no contener azufre es inodoro y  su combustión no genera dióxido de azufre, gas que produce gran contaminación ambiental. La ICCT (International Council of  Clean Transportation) está considerando este elemento (el azufre) tan perjudicial para la salud como lo fue en su momento el  plomo que contenían  los combustibles. Se está intentando implementar políticas para disminuir el contenido de azufre en el diesel, llamado LSD (low sulpher diesel) pero este necesita de biodiesel para mantener una capacidad de lubricación similar a la del diesel actual. El biodiesel, por sus características, no presenta una gran amenaza para el ambiente ni para las fuentes de agua potable.


Biocombustibles, sus desventajas:

Anteriormente ya hemos planteado qué son y de dónde vienen los biocombustibles, así como también algunas de sus ventajas. A continuación expondremos un breve resumen  de las desventajas que presentan en comparación con los combustibles fósiles.

  • El etanol, por ejemplo, se gasta más rápidamente que los combustibles derivados del petróleo, cerca de un 25% más rápido, por lo que habría que consumirlo más seguido y por ende el coste del mismo debería ser menor para que no represente una desventaja.
  • El etanol se produce a partir de la caña de azúcar que  continua siendo tratada y cosechada de  la forma tradicional, esto  lo que implica es la quema de la caña antes de llevar a cabo la cosecha. Este procedimiento resulta nocivo para el medio ambiente ya que durante el mismo se   produce la liberación de gases, como el metano, que inciden directamente en el calentamiento global, por lo que se pierde el beneficio ecológico, salvo que se utilice otra forma de procesamiento y cosecha.
  • Cuando el etanol es  producido a partir del maíz, en su elaboración participan agentes contaminantes, tales como maquinaria agrícola pesada, fertilizantes y herbicidas no naturales u orgánicos en el proceso de cultivo. Y el uso de gas natural en su proceso de producción.
  • El biodiesel, por ejemplo,  presenta problemas en la viscosidad y su facilidad de fluidez cuando está expuesto a temperaturas cercanas e inferiores a los 0°C.
  • Las materias primas utilizadas para la elaboración del biodiesel son costosas ya que siguen manteniendo  una estrecha relación con el costo del petróleo, por lo que este biocombustible es costoso en este momento.
  • Si el biodiesel es de baja calidad, su combustión podría generar más emulsiones de gases como el óxido de nitrógeno en aún en mayores cantidades que  las emitidas por el diesel común.

¿Cómo medir la eficiencia del motor?

Todos queremos  sacar el mayor provecho posible de todo lo que utilizamos y compramos. Bien, a grandes rasgos esa es una definición de eficiencia, y el consumo del motor de nuestro vehículo no escapa a esa realidad.

Una forma relativamente efectiva para  medir  la eficiencia del motor es saber cuánto combustible nos consume cada vez que lo utilizamos. La  técnica para medir esto es llenar el depósito antes de utilizar el vehículo y a su vez anotar y detallar la distancia que nos indica el cuenta kilómetros, una vez hecho esto utilizar el coche para hacer el viaje.

Si este es en la ciudad lo mejor es utilizar pequeñas estrategias para evitar el exceso de consumo, ya que en cada detención y rebaja de cambios del automóvil se consume más y esto altera un poco lo que queremos medir. Si el viaje es por carretera debemos ponerlo en el cambio máximo y llevarlo a una velocidad adecuada, esta velocidad en general se conoce luego de varias pruebas de este tipo y a medida que uno va conociendo el automóvil.

Una vez realizado el viaje, debemos llenar  el depósito de combustible nuevamente y anotar cuántos litros nos costó volver a llenarlo, También es necesario volver a detallar la distancia recorrida y anotar con esa cantidad de litros qué  distancia se recorrió en el movimiento del vehículo.

Eso debería compararse con las especificaciones esperadas del diseñador del automóvil y estudiar si el cociente entre lo consumido y lo esperado es aproximado a uno, si esta muy por debajo de esto hay un problema de eficiencia del motor.

Se espera en general que la diferencia no sea mayor al 5%.En general los automóviles presentan una mejor eficiencia de consumo en carretera que en la ciudad al optimizar el funcionamiento del motor sin detenciones y cambios de velocidades.