Mortalidad por contaminación:

Todos nos hacemos la misma pregunta una y otra vez, ¿será verdad que la contaminación nos está matando? ¿Nos enfermamos más por la contaminación? Bien, sin contar factores letales como ritmos de vida y presiones diarias, que ya de por sí están haciendo estragos en nuestras vidas, la contaminación a la que estamos expuestos no es natural para nuestros cuerpos.Por lo tanto debemos suponer que no nos hace nada bien,  pero al no tener datos relevantes, o si los hay no se muestran, que ningún gobiernos esta tomando medidas drásticas y claro, mientras los intereses económicos sigan ganándole a la razón vamos a seguir por este camino.

¿Mata la contaminación de los vehículos más qué los accidentes de los mismos?

Una cosa es cierta, por ambos caminos tenemos que lamentar víctimas, si no es por la falta de conciencia de algunos conductores (para los lectores de este blog, a ojos de este escritor los accidentes automovilísticos son en cierta forma una contaminación de estos a la sociedad y creo que es parte de la responsabilidad de un eco-conductor la de fomentar la conducta en el tránsito) tanto en ciudades como en carreteras, también hay que lamentar las muertes por la gran contaminación que producimos en mayor o menor medida al conducir nuestro coche en el día a día. Ya terminó la primera década del siglo XXI y todavía hay modelos que están recién fabricados que aún así contaminan tanto como versiones de hace 20 años, y todos los conductores que queremos responsabilizarnos por nuestro aporte a esta contaminación, ¿hasta cuando vamos a sufrir por la falta de conciencia de las empresas y los gobiernos?

En este blog hemos publicado artículos de automóviles que respetan las emisiones de CO2 que se han establecido por la Unión Europea. Pero  pese a esto algunos fabricantes de coches no lo respetan y se continúa con los problemas de emisiones de CO2 y algunos problemas de smog. Existen algunos datos de la cantidad de gases tóxicos que producen los coches, por ejemplo en México se producen unas 14 mil toneladas, una enorme cantidad. Datos de la Organización Internacional de la Salud (OMS) que dictan que por cada persona que muere en un accidente de tránsito, otras tres personas pierden la vida debido a la contaminación provocada por automóviles, debido a este dato es que surge la pregunta establecida en este artículo, y es en este tópico dónde surge una epidemia oculta del uso irresponsable de los coches y demás vehículos.

Smog parte 2: El smog fotoquímico.

Este tipo de smog  es el que se genera a partir de la combinación de compuestos volátiles y óxidos de nitrógeno. Los compuestos volátiles son básicamente aquellos residuos que generan los automóviles y todo tipo de vehículos. Esta contaminación reacciona con la radiación proveniente del sol y esto produce una catalización entre los diversos compuestos  que hace que  formen ozono y nitrato de peroxiacilo. Como consecuencia se genera  un niebla oscura que dificulta bastante la visión y ni hablar de los problemas que derivan en la salud al estar en contacto durante mucho tiempo  con este tipo de niebla.

Este tipo de smog es el más común en las ciudades, debido a la densidad de población y por supuesto que también está directamente ligado con la cantidad de vehículos que circulan en la ciudad. Por más que es común en lugares con las características mencionadas, es notoriamente cierto que es mucho más probable que se produzca este fenómeno en las ciudades que tienen clima seco, soleado, zonas cálidas y con poco viento, lo que hace o produce el atascamiento del aire, lugares como cuencas geográficas y lomas o valles de montañas donde los contaminantes no tiene un flujo constante y sufren de una especie de atascamiento debido en parte a la inversión térmica.

Salud

Como siempre mencionamos, lo importante es el medio ambiente, pero dentro de todo esto también no encontramos nosotros, y este smog es sumamente perjudicial para la salud del hombre. El smog genera problemas respiratorios, falta de aliento, tos y casos severos de asma. Eso sin mencionar, que este smog causa irritaciones en mucosas y ojos y dificulta la capacidad de nuestro cuerpo para mantener altas las defensas y prevenir las enfermedades comunes.

Grandes ciudades como Nueva York, Santiago de Chile, Londres, Hong Kong o Ciudad de México sufren de este tipo de smog constantemente.

Este es el momento ideal para investigar y aplicar las medidas necesarias para reducir al máximo este tipo de contaminación, y en este blog damos indicaciones, consejos e información sobre nuevas tecnologías para la conducción eficiente y reducir todo lo que podamos las emisiones contaminantes que producen este tipo de contaminación.

Tenemos que unirnos y lograr el objetivo de reducir estas emisiones al mínimo, intentando lograr cero emisión para combatir esto, también es el momento de presionar a las empresas e industrias de automóviles para que produzcan los coches que mañana nos permitirán combatir este enorme problema y mejorar nuestra salud y calidad de vida.

Porsche y sus motores híbridos

El desarrollo de un motor híbrido, que conlleva un menor consumo de combustible y una reducción de emisiones contaminantes, son prioridad para la compañía de Stuttgart. Mediante la combinación de un motor de combustión y un motor eléctrico se puede reducir significativamente el consumo, para ello han concebido el híbrido Parallel-Full.

Objetivos

El híbrido Parallel-Full fue incorporado por Porsche en el Cayenne con motor V6.  El objetivo es que el Cayenne S Hybrid consuma menos de 9 litros cada 100 kilómetros y que las emisiones de CO2 sean de menos de 210 g/km. También tienen proyectado incorporar este propulsor híbrido en su modelo Panamera.
Todos estos cambios se producen en el momento en que la Unión Europea se pone más estricta con respecto a las emisiones y Porsche se ha fijado como objetivo reducir sus emisiones de CO2 de 255 g/km a 216 en cinco años y consideran que ello será posible con la utilización de motores híbridos.

Baterías

Porsche utiliza en el Cayenne S Hybrid una batería de níquel metalhidruro que no requiere mantenimiento. El acumulador almacena la energía generada durante la marcha. Así, por ejemplo, por cada 100 km de trayecto de conducción se puede generar por recuperación la energía de 1 litro de combustible.

Si bien la compañía pretende electrificar todos sus modelos considera que esta tecnología no resulta acorde con la filosofía de la gama Porsche 911, ya que habría que tener en cuenta el peso extra que supondría la inclusión de las baterías y las dificultades de su disposición para mantener el clásico reparto de pesos del deportivo.
La empresa alemana también explorará el uso de motores turbo de cuatro cilindros, además del peso del vehículo y todo lo referente a la aerodinámica para mejorar mucho más la eficiencia.