El automóvil eléctrico sin enchufe

Durante los primeros meses del corriente año sólo se matriculó un automóvil de este modelo en Málaga. Uno de los principales inconvenientes es la carencia de infraestructura adecuada para la recarga, que continúan en la espera de proyectos de instalación de puntos de recarga para este tipo de vehículo.De esta manera se maximizarán las ventas.

 

Circulación de vehículos ecológicos en Málaga

Aparentemente, aún falta mucho para que circulen por las calles los vehículos eléctricos o híbridos. Si bien grandes organizaciones en conjunto con la administración pública y el diseño han intentado lo suficiente, todavía no es posible plasmar estos planes en la realidad. Esta situación es lógica al tener en cuenta la falta de puntos de recarga suficientes, mientras que con vehículos convencionales la recarga se vuelve una tarea verdaderamente sencilla ya que está repleto de estaciones de servicio.

Así es que el interés por estos modelos se reduce drásticamente. Es fundamental la instalación de dichos sitios para recargar los vehículos eléctricos.

Demora la venta de modelos eléctricos

Según datos que informa Anfac, durante el mes de octubre un solo automóvil fue matriculado en Málaga. Este mismo es el único a lo largo de todo el año 2011. En el caso de Sevilla, se registraron 16 matriculaciones. En esa provincia el resultado es positivo debido a que en el año 2010 no hubo ninguna matriculación.

En consecuencia, es posible deducir que en el momento en el que se instalen los puntos de recarga adecuados, la venta de estos modelos crecerá. Es decir, no falta interés por adquirirlos sino infraestructura. Además, las subvenciones que se ofrecen para quienes conduzcan estos vehículos son otro atractivo que genera mayor interés por parte de los usuarios.

Aparcamiento del Siute Novotel de Málga capital

Este punto es, al parecer, el único en la provincia. Se ubica junto al río Guadalmedina. La recarga es gratuita y se encuentra al servicio de los clientes. Además, dicho hotel instaló este punto por el vehículo eléctrico que el mismo posee.

 

Transporte ecológico: la mejor opción

Es de común conocimiento que el transporte terrestre es el culpable de gran parte de las emisiones de gases como el dióxido de carbono. Dicho gas, es el responsable del famoso efecto invernadero. Existen muchas alternativas para evitar el transporte contaminante y reducir este impacto tan perjudicial para el medio ambiente que tienen los vehículos.

Según informes del Departamento de Energía de los Estados Unidos, si una persona conduce dos días menos por semana, podría disminuir el consumo de gasolina. Además, evitaría la emisión de más de 2.500 libras de dióxido de carbono durante un año.

Alternativas al vehículo personal

Una de las opciones para evitar el uso del automóvil es utilizar transporte público o compartir un viaje con otra persona, familiar o amigo. Aunque parezca poco, puede colaborar en gran medida si todos tomasen estas decisiones. En muchas ciudades, esta medida ya se ha instalado y cada vez más son las personas que contratan servicios de automóviles que transportan varios pasajeros por una tarifa accesible.

La bicicleta y las caminatas, no sólo no contaminan y no tienen costos económicos, sino también son beneficiosas para la salud.

Vehículos de menor consumo

Para aquellos que estén en la búsqueda de un nuevo automóvil, actualmente existen en el mercado modelos que consumen poco combustible. La industria automotriz ha cambiado su escala de valores con respecto al cuidado del medio ambiente y se encuentra en pleno desarrollo de vehículos ecológicos.

Entre estos modelos, existen los híbridos que combinan un motor térmico con un motor eléctrico. Estos modelos son verdaderamente potentes y no emiten una cantidad de gases importante. Por otro lado, los vehículos eléctricos son aquellos completamente eléctricos que deben recargarse para poder funcionar. En algunas ciudades ya se instalaron puntos de recarga gratuitos para estos modelos. Cabe destacar, que en muchos sitios los automóviles que no contaminen son eximidos de determinados impuestos y poseen beneficios como aparcamiento gratuito, entre otros. De esta manera, se promueve la compra de transporte ecológico.

 

El vehículo que fabrica su combustible

En la lucha diaria por reducir la contaminación y los impactos del efecto invernadero en el medio ambiente, la mayoría de las compañías automotrices se encuentran en la búsqueda de soluciones para alcanzar este fin. Los vehículos eléctricos, híbridos, biocombustibles, son algunas de las alternativas para evitar la creciente contaminación.

Actualmente, la fabricación de vehículos ecológicos está en pleno auge y muchos modelos ya se encuentran en circulación. Además, no sólo contaminan menos, sino que consumen menos. De esta forma, muchos estados junto con las marcas más reconocidas de vehículos implementan medidas y normas que mejoren notablemente la calidad de vida de los ciudadanos.

 

Utilización del hidrógeno en vehículos

Otro de los objetivos que las grandes marcas tienen es hallar nuevas alternativas de las fuentes energéticas. Se espera ansiosamente lograr utilizar el hidrógeno como fuente de energía en un futuro. Lamentablemente, aún no está lista esta opción.

Sin embargo, algunos expertos han creado un vehículo que emplea un motor alimentado por hidrógeno, que consumiría sólo agua para recorre 500 millas. Utilizando energía solar en combinación con este motor, se ha desarrollado este automóvil con la base de un Toyota Tercel del año 1994. Este proyecto se ha convertido en una gran esperanza sustentable gracias al ingenio y experiencia de los especialistas que han logrado aplicar sus conocimientos a estos vehículos denominado Forces of Nature

Mecanismo del Forces of Nature

El funcionamiento de este vehículo se debe a un panel de energía solar fotovoltaica que permite accionar un dispositivo de hidrólisis, que actúa sobre el agua y se transforma en un combustible. El agua divide sus moléculas liberando el hidrógeno necesario para que el propulsor impulse el motor.

Este mecanismo es muy complejo y aún restan pruebas por realizar para determinar si este proyecto podrá convertirse en realidad.