O2 Pursuit: la motocicleta que funciona a base de aire comprimido

Siendo el aire comprimido una de las fuentes de energía más difundida con aplicaciones sumamente diversas, las utilidades más conocidas están vinculadas a la propulsión de proyectiles, como los mundialmente conocidos rifles de aire comprimidos. Por más que esto parece ser el único uso que le hemos dado al aire comprimido, en grandes masas, con la búsqueda de energías renovables se comenzó a investigar el aire comprimido más detalladamente.

Detalles de la O2 pursuit

Cuando  se realizó la presentación de la motocicleta O2 Pursuit, la noticia se difundió en la red sumamente rápido durante los primeros días. Esta motocicleta presenta una tecnología similar a la de las armas, aunque no posee una gran autonomía,  ya que este vehículo cuenta con una garrafa de aire comprimido para poner en marcha el motor de la misma. Como se mencionaba, al no poseer una gran autonomía, esta motocicleta está pensada para viajes cortos, por ejemplo, ir del hogar al trabajo y viceversa. Aunque no hay que tirar por los suelos la idea de utilizar una energía limpia, como lo es el aire comprimido, para la movilidad.

El motor de este vehículo fue diseñado por la firma EngineAir, una empresa proveniente de Melbourne, que recibe el nombre de Di Pietro Air Engine. El mismo cuenta con un fácil sistema para la remoción y recarga de la garrafa, sin contar que comparado con motores de combustión interna, este modelo es sumamente liviano, lo que permite un mejor desempeño a la hora de maniobrarlo y permite transitar con la  motocicleta en diversos terrenos donde la duda en continuar muchas veces está vinculada a si el peso va a ser soportado.

Visión a futuro

De momento la motocicleta O2 Pursuit es solamente un prototipo basado en una tecnología que además de antigua ya está bastante desarrollada,  por lo que si se le provee una plataforma sustentable puede servir como base para las ideas del mañana de energías limpias y renovables.

Vehículos con motor de hidrógeno

El hidrógeno es, como ya se ha visto en este blog, una de las energías renovables que se están utilizando en la industria automotriz como alternativa no contaminante. Esto se debe a que el hidrógeno posee una relación mayor, a los combustibles actuales y a otras de energía renovables, en la energía que provee por peso del mismo. Y como era de esperarse no produce ningún gas contaminante, ya que justamente libera vapor de agua cuando sufre la combustión.

Gracias a esto, muchas personas y compañías consideran a este elemento como la posibilidad de desarrollar una tecnología eficiente para las energías renovables. El desarrollo de esta tecnología requerirá de mucha inversión para que se cosechen sus frutos, ya que para que realmente sea eficiente requiere de mucha precisión y estabilidad.

Casi todas las compañías se encuentran investigando y desarrollando la inclusión de motores de hidrógeno en sus modelos,  Honda, Toyota, Mercedes y Nissan ya están haciendo las inversiones necesarias para este desarrollo. Casi todos se basan en seguir un esquema similar, un motor eléctrico debajo del capó que estaría recibiendo alimentación de las células que generarían cargas eléctricas al mezclar el hidrógeno, depositado donde iría actualmente el combustible, y reaccionaría con el oxígeno del aire. Esta reacción como es de esperarse es la que produce el vapor de agua.

Estas células de combustible son básicamente generadores que utilizan diversos procesos químicos para producir energía con la combinación de estos dos gases. Para resumir, son a grandes rasgos, baterías, pero a diferencias de éstas, las células de combustible nunca se descargan mientras se disponga de un depósito de hidrógeno.

Esas ventajas ya de por sí son suficientes, pero además tenemos que contar que estas células son silenciosas, eficientes y realmente limpias.  Por lo que podremos olvidarnos de los ruidos de los motores y el exceso de contaminación.

Globertrotter: el automóvil 100 % ecológico

¿Se imaginarían estar conduciendo un coche totalmente hecho de plástico, que además sea ultra-liviano y que se recargue automáticamente de energía solar? Bueno, si se lo imaginan, ahora puede llegar a suceder que en realidad puedan hacerlo, gracias al Globertrotter.

El Globertrotter es un coche 100% ecológico, está libre totalmente de combustibles fósiles,  y se realizará con materiales completamente eco-amigables. Tiene una estructura diseñada que se produce con un 30% menos de energía y está hecho sólo con un 12% de petróleo (elemento necesario para la producción de algunos plásticos) y un 88% de maíz. Cuenta con una célula de combustible de zinc-aire y una nanobatería de papel. Sus llantas no necesitan de aire y está terminado con una pintura que contiene nanotecnología que permite que la batería se recargue mediante la luz solar cuando este se encuentra estacionado.

Sin lugar a dudas este automóvil es lo último para aquellos conductores y consumidores inteligentes que deseen respetar y preservar el medioambiente.

Sobre el creador del Globertrotter

Este gran vehículo fue diseñado por el joven hindú, Harsha Ravi, quién debido a este diseño fue premiado con el Young Designer of the year Award. Ravi estudia a medio tiempo en Monash University en Melbourne, Australia.  Nacido en Chennai, diseño su primer automóvil a los 13 años, fue honrado con este premio, cuando su coche fue seleccionado de entre otros 17 diseños más.

Este excepcional diseño fue elegido por una mesa conformada por ocho jueces dentro de los que estaban diseñadores mundialmente conocidos como Antony Stolfo, director de diseño de GM Holden. También entre estos se encontraba Grandon Blen, director ejecutivo de Australian International Design Awards, y Sandy McNeil, director encargado de Nielsen Design Associates.

Se prevé que la producción en masa de este magnífico diseño, comience alrededor del 2017, fecha para la cual muchos lo estaremos esperando.