Conducción eficiente y ecológica: Las curvas

 

Técnica para el paso de curvas

Cuando se acerca el vehículo a una curva, se debe, antes de entrar en ella, adaptar la velocidad del automóvil a la adecuada para tomar la curva.

Esto se realizará de forma progresiva, siguiendo los mismos pasos que en cualquier deceleración:

– Dejar de acelerar y dejar el vehículo rodar por su propia inercia.
– Efectuar las pequeñas correcciones necesarias para acomodar la velocidad con el freno.
– Si fuera realmente necesario, reducir de marcha.

Una vez en la curva, se mantendrá la velocidad requerida para su trazado manteniendo estable el acelerador en la posición necesaria.

La mala costumbre de frenar bruscamente justo al entrar en la curva y acelerar fuertemente durante su trazado, resulta nociva, no sólo por el exceso de carburante consumido, sino además, porque el empleo brusco de los frenos origina una distribución desnivelada del peso en los ejes de dirección, lo que puede llevar fácilmente a una mala estabilidad en el sistema de dirección y en la suspensión del vehículo, incrementando el riesgo de que se produzca un accidente.

Para acomodar la velocidad y la marcha del vehículo a las circunstancias de la curva, se deberá tener siempre y en todo momento una visión clara de la vía así como de la circulación de vehículos en la misma, intentando seguir siempre una actitud de anticipación ante las circunstancias que se puedan presentar, ya sean meteorológicas, del tráfico o de la propia vía.

En el paso de curvas es importante valorar bien y a tiempo aspectos como son:

– Las señales de indicación
– El desarrollo de la curva (más o menos cerrada, con obstáculos…)
– La anchura de la calzada
– El estado del piso

Compre el curso completo de conducción ecológica en DVD

Francisco Javier Merino Gil
Profesor de Formación y Seguridad Vial
Director de contenidos en Arisoft

Recursos inagotables: energía alternativa

Lamentablemente, las consecuencias del cambio climático y el efecto invernadero ya son visibles y se han convertido en el tema principal de debate de muchos países y organizaciones internacionales. Las emisiones de gases tóxicos por parte de los vehículos y de las fábricas constituyen la principal causa de contaminación del aire.

Las industrias automotrices más importantes, por su parte, se encuentran en plena investigación y desarrollo de automóviles cero emisiones y tecnologías menos contaminantes con el fin de reducir el impacto de la polución. Otras compañías, en cambio, están desarrollando energías alternativas que puedan sustituir los combustibles fósiles.

CEMEX, en búsqueda de energía alternativa

La empresa CEMEX tiene como principal objetivo revertir el cambio climático. Es de común conocimiento la situación económica en la que actualmente nos encontramos y el gran poder de las petroleras que obstaculizan esta cuestión.

CEMEX se ha propuesto mundialmente reducir en hasta un 25 por ciento las emisiones de dióxido de carbono para el año 2015. Estos gases, liberados en gran medida por el transporte terrestre y las fábricas, son los protagonistas del efecto invernadero.

La empresa afirma que han logrado reducir en un 13 por ciento la cantidad de gases de dióxido de carbono durante el año 2010 en España. Este número es alentador para CEMEX y aseguran estar en buen camino para alcanzar sus objetivos.

Combustibles alternativos: medio para mejorar la calidad del aire

CEMEX apuesta todo al desarrollo de energías alternativas que puedan ayudar a reducir las emisiones de dióxido de carbono. Los combustibles fósiles son recursos agotables, es decir que en algún momento se acabarán y la huella contaminante será verdaderamente importante. Por este motivo, es importante promover las energías alternativas no contaminantes y renovables.

Lógicamente, es necesario contar con el apoyo de los gobiernos para lograr sustituir el uso de combustibles derivados del petróleo. Debe acordar medidas y legislaciones que promuevan la utilización de energías alternativas y reemplazar definitivamente la energía agotable y contaminante.

 

Avanzan los vehículos eléctricos en España

Tiempo atrás, pensar en vehículos impulsados por combustibles o energías alternativas no era más que un deseo lejano. En la actualidad, se ha demostrado todo lo contrario. Las industrias automotrices avanzan significativamente en la construcción de automóviles que funcionan gracias a la electricidad.

Por otro lado, los conductores cada vez son más conscientes del grave problema ambiental que afecta al mundo entero y buscan aportar su colaboración mediante la utilización de vehículos cero emisiones, que además ofrecen diversas ventajas para el usuario.

 

El primer eléctrico de Porsche

En el año 1900, la reconocida marca Porsche presentaba en París un vehículo completamente eléctrico que sorprendía a la industria automotriz. Desafortunadamente, los motores a gasolina y diesel fueron los preferidos para continuar con este camino del transporte terrestre. Hoy, la realidad requiere volver a tomar ese camino descartado hace un siglo.

Si bien hace más de una década los automóviles ecológicos eran parte de un sueño y nadie pensaba en invertir tiempo o dinero en esta tecnología, el tiempo demostró otra cosa.

Las formas de propulsión conocidas en España

En España los automóviles hoy se dividen en tres grupos de acuerdo a su modo de propulsión. En primer lugar, se encuentran los famosos híbridos. Estos vehículos poseen dos motores, uno térmico y otro eléctrico, que funcionan por separado o en conjunto, disminuyendo así la cantidad de emisiones. Los más conocidos son el Toyota Pruis y el Lexus RX450 h.

En segundo lugar, existen los modelos totalmente eléctricos. Estos vehículos se recargan mediante una toma de corriente de 220 voltios. Los modelos más famosos son el Nissan Leaf, el Renault Twizy y el Mitsubishi iMiev.

Finalmente, el modelo más revolucionario es el fabricado por General Motors. Un vehículo futurista que busca solucionar los problemas de estas nuevas tecnologías. Los modelos de este tipo de vehículos son el Opel Ampera y el Chevrolet Volt.