La seguridad en los automóviles eléctricos

Una de las preocupaciones principales de los conductores de automóviles actualmente en relación a los vehículos eléctricos está referida a la cuestión de la seguridad.

Se han realizado múltiples pruebas por parte de fabricantes, empresas de seguros, asociaciones profesionales de tránsito y el resultado siempre es similar: los vehículos eléctricos no son ni más ni menos seguros que los automóviles motorizados a combustibles.

Ya se trate de automóviles puramente eléctricos o que cuenten con algún suplemento o generador auxiliar movido con gasolina, la ciencia ha demostrado que no tienen sustentos las dudas acerca de la seguridad de los mismos.

Cómo funciona el EuroNCAP

El programa EuroNCAP (European New Car Assessment Programme) es un programa europeo apoyado por varios gobiernos de este continente y que se dedica a la evaluación de automóviles nuevos.

Este programa fue diseñado especialmente para testear la seguridad. Muchos fabricantes y organizaciones relacionadas con la locomoción a lo largo de todo el mundo utilizan sus servicios y la información que producen sus investigaciones.

Se han testeado colisiones frontales, laterales y traseras en muchos vehículos eléctricos de diversas compañías  y el nivel general alcanzado fue de cuatro estrellas de cinco posibles, llegando a un  73 por ciento de seguridad para sus ocupantes, 78 por ciento en transporte infantil, 48 por ciento para peatones y 86 por ciento en los elementos de seguridad, estabilidad, etc.

Las baterías no han estallado, ni se han roto y los daños experimentados en los automóviles son los normales según el tipo de colisión a que fueron sometidos.

Los sistemas preventivos han funcionado correctamente y desconectaron el sistema de alto voltaje en todos los casos que fueron probados por esta organización.

Podemos confiar

En resumen, estamos en condiciones de dejar atrás los temores y recelos en materia de seguridad para los vehículos eléctricos.

Si nos ponemos un poco más detallistas veremos que todos los días nos estamos moviendo de un lado a otro con nuestros tanques llenos de líquidos inflamables y volátiles, y si bien hemos visto muchas explosiones en televisión, nuestra experiencia nos dice que no son tan frecuentes en la vida real, por lo menos debido al tránsito.

No vamos a tener problemas de explosiones o electrocuciones con las baterías de los automóviles eléctricos, o por lo menos no más que en los motores movidos por combustibles fósiles.

 

Los neumáticos, desde la fábrica hasta el desuso

Los neumáticos son compañeros inseparables de un automóvil. Pero no solamente son los responsables de sostener el peso vehicular y propiciar el desplazamiento eficiente, también son responsables en parte de la contaminación ambiental, desde su fabricación hasta el desuso. Poder cuantificar estos datos ayudará a la toma de consciencia al momento del uso. Bridgestone, líder en fabricación de neumáticos, tiene en claro estos datos y los representa en cuatro fases como ciclo de vida de impacto ambiental.

Materias primas

Durante este ciclo, que involucra la obtención de las materias primas como el caucho natural, también se contamina debido a los mecanismos propios de la obtención. Contribuyendo al 10 % del impacto medioambiental. Una mayor o menor incidencia dependerá del grado de respetuosidad en la recolección.

Producción

Desde la fábrica el impacto de producción del neumático solo representa un 3%. Lo que significa que las diversas técnicas o procesos para obtener un producto terminado, son eficientes y respetuosas. Estos procesos cuidan lo siguiente: Ahorro de energía, reducción del consumo de agua, reevaluación de los residuos, limitación de las emisiones de COV (compuestos orgánicos volátiles) y minimización del almacenamiento de productos químicos.

Uso

Las investigaciones realizadas por Bridgetone han podido cuantificar un impacto del uso del neumático en un 84%. Pese a que se han desarrollado tecnologías eficientes para reducir el impacto durante las dos primeras fases del ciclo de vida de un neumático, el uso de parte de los conductores juega un papel importante para el cuidado del medio ambiente. Un correcto uso y cuidado de los neumáticos al momento de conducir contribuirá en un ahorro de combustible y menos emisiones de gases contaminantes. Usted puede combinar  una adecuada presión, inspección física, buena conducción eficiente y aplicación por temporada climatológica, para contribuir a reducir estas cifras de impacto medioambiental.

Fuera de uso

Saber qué hacer con lo que ya no nos sirve es fundamental para el cuidado del planeta. No basta con cambiar los neumáticos después de su vida útil. Una parte de los neumáticos fuera de uso pueden ser reutilizados. El resto sirve para la recuperación de energía, reciclaje de materiales y como desecho. Este movimiento implica un 3% en el impacto medioambiental.

Todas estas fases forman parte del ciclo de vida de un neumático. Pero la de mayor impacto lo representa el uso y esto depende de nosotros los conductores, adoptando los hábitos de una conducción eficiente.

Land Rover – Fabricación responsable con el medio ambiente

Preocupados por la degradación del medioambiente, ya son muchas las personas que van descartando el uso y compra de artículos que durante su fabricación o desecho inapropiado causen un impacto ambiental negativo. Así se evita comprar envases descartables y plásticos, por citar unos ejemplos. Pero no solamente se piensa en la biodegradación del producto sino en la cantidad de energía que se consume para su elaboración. En la industria automovilística, empresas como Land Rover, fabrican de manera responsable, reduciendo el impacto ambiental.

 

Política eco-amigable

Si existe la energía eléctrica, ¿Porqué no seguirla utilizando? Es la pregunta que muchos fabricantes se cuestionaban. Pero para generar dicha electricidad se producen gases contaminantes que son lanzados al aire causando un daño severo y continuo. Por esta razón Land Rover, desde 2006, ha lanzado una campaña de compensación de CO2, con la que busca reducir esas emisiones contaminantes desde la fabricación de los componentes de su línea automovilística.

La política de fabricación responsable de Land Rover comprende tres aspectos.

  • Energía renovable, que busca reemplazar el uso de combustibles fósiles por otras fuentes de energía renovables como la solar y eólica.
  • Cambio de tecnología, cuyo fin primordial es reducir las emisiones de CO2.
  • Eficiencia energética, que tiene como metas el consumir menos energía produciendo igual o en más cantidad.

Motores hechos con el poder viento

La fe mueve montañas y en las fabricas de motores de Dagenham – Reino Unido de Land Rover los vientos mueven turbinas de 3,6 MW que suministran 6 millones de KW hora de energía renovable al año. Esto significa que los motores de los últimos modelos de automóviles de esta empresa vienen con una compensación ambiental por emisiones de contaminantes.

Con modelos como, Range Rover, Discovery 4, Defender y Range Rover Sport, usted puede tener la plena confianza de que su inversión en transporte y las emisiones que genere tiene un respaldo ambiental previo, desde la fabricación.