Implementan transporte eléctrico en aeropuerto de Londres

En el principal aeropuerto de Londres, Heathrow, se está implementando un nuevo de transporte urbano más limpio, a través de los Personal Rapid Transport (PRT), vehículos eléctricos qua ya han comenzado a operar en el aeropuerto y sirven de medio de transporte entre la terminal número cinco y los aparcamientos.

Más eficientes

Estos vehículos presentan la ventaja de ser un 60 por ciento más rápidos que el transporte convencional, ya que circulan sin conducotr, autopilotados y por pistas exclusivas, con una red de paradas fuera de las carreteras convencionales. Además tienen un costo operacional de un 40 por ciento menos dado que no requieren de conductor. Por el momento se está comenzando su aplicación a gran escala en este aeropuerto.

Los PRT son vehículos eléctricos autopilotados y pequeños, que cuentan con las ventajas de los vehículos particulares, pues también tienen aire acondicionado y no paran para recoger a otros pasajeros. De este emodo generan un coste menor que el tranpsorte público en horas que no son de alto tráfico de personas.

Características

Los pequeños vehículos alcanzan los 40 kilómetros por hora, pero al no transitar por carreteras normales no alcalzan las congestión, por lo que son más rápidos que el transporte público. Todos ellos están en constante comunicación con un centro de control, pero operan de manera autónoma utilizando sensores láser. También hay un mecanismo de seguridad basado en sistema láser para evitar que los vehículos colisionen.

La tecnología que incorporan los vehículos consiste en 4 baterías que se recargan entre las paradas y son recicladas cuando pierden su vida útil. Los PRT son relativamente ligeros, y están construidos con plástico ABS, cristal acrílico y acero, materiales que los hacen en un 90 por ciento reciclables.

Si este sistema funciona podría ser ampliado hasta la terminal central para aliviar el tráfico y los atascos, pero dependerá del funcionamiento y el estudio que se lleva a cabo en este aeropuerto londinense.

Bosch desarrolla sensores para vehículos ecológicos

El grupo empresarial Bosch  a través de su división especializada Técnica de Automoción ha desarrollado unos nuevos sensores exclusivos para frenos destinados a vehículos eléctricos e híbridos, aunque por el momento son solo prototipos que deberán ser integrados a modo de prueba en algunos vehículos de fabricantes que quieran probarlos. Estos podría ser incorporados a cosotos bajos, informó la empresa en un comunicado.

Novedades que incorpora

La particularidad de estos nuevos sensores para pedales de freno adaptados a estos vehículos es que detectan la intención y el deseo de frenar del conductor, y esto se convierte automáticamente en frenada que se implementa a través de los sistema hidrúlicos, eléctricos o híbrodos, dependiendo deltipo de automóvil. Gracias al sensor de campo magnético que incorpora,  el recorrido del pedal se efectúa sin contacto y por tanto no se genera desgaste.

El sensor Hall cuenta con la ventaja de que las dimensiones de los  dos componentes del mecanismo (el sensor de campo magnético y el circuito magnético) facilitan la integración de estos prototipos a un bajo coste en los vehículos híbridos y eléctricos, uno de cuyos problemas suele ser la escasez de espacio debido al tamaño de las baterías y sistemas eléctricos y combinados con combustible.

Seguridad Garantizada

Hasta el momento se hanr ealizado pruebas de este tipo de sensor y cumplen con las máximas exigencias de seguridad del mercado, en lo que respecta a los sistemas de frenado electrónicos, según informó el Grupo Bosch. El sistema además es fácilmente adaptable y programable a cada modelo de vehículo que esté interesado en incorporarlo.

La división especializada Técnica de Automoción se ha convertido en el principal sector de actividad del Grupo Bosch, ya que en el año 2010 registró unas ventas de 28.100 millones de euros, lo que representa el 59 por ciento de las ventas totales de la compañía.

 

Adelantar otro vehículo es una maniobra complicada.

Hemos leído varias veces y hablado largo y tendido acerca del tema adelantamientos y nos parece que nunca va a ser suficiente. Lo que pasa es que constantemente vemos accidentes de tránsito debidos a malos adelantamientos o a errores en los mismos.

Adelantar siempre es una maniobra peligrosa por su propia naturaleza, es una de las acciones que más experiencia requiere en el volante e implica muchas variables, las que sin la suficiente confianza y conocimiento del vehículo es mejor no realizar.

Circular por una carretera, especialmente las que tienen doble sentido, es un acto donde el conductor debe hacer gala de toda su paciencia y prudencia.

Muchas veces nos vemos enfrentados a situaciones donde el recorrido nos lleva a circular por este tipo de carreteras o caminos.

Tenemos que ir bien concentrados y pensando bien todas las decisiones que vamos tomando, especialmente si circulan vehículos pesados en la misma vía y nuestro campo visual no es siempre el ideal.

Especialmente a la hora de adelantar a otro automóvil tenemos que tomar en cuenta la potencia que nos puede llegar a dar el motor cuando se la pides, porque de ella va a depender nuestra respuesta a las diversas interrogantes que debemos resolver en instantes.

Hay que estimar muy bien las velocidades de los automóviles o camiones que vienen en nuestro mismo sentido y los que vienen en sentido contrario y muchas veces nos vemos tentados a hacer adelantamientos con algún tipo de riesgo porque vemos que los que vienen atrás nuestro los hacen todo el tiempo.

Aquí es donde tenemos que ejercer nuestros dones de paciencia y de prudencia. Si vemos a un automóvil moderno y poderoso que pretende adelantarnos, es mejor que nosotros le hagamos el espacio donde se va a ubicar este vehículo, entre nosotros y el que estaba delante.

La mejor manera de hacer esto es dejando unos cien metros entre el compañero de ruta que está delante nuestro y nosotros, especialmente si el colega es un gran camión de carga, pesado y largo.

Vivimos todo el viaje con este tipo de adelantamientos o incluso algunos conductores más osados se tiran a adelantar nuestro vehículo y el siguiente a nosotros en la misma maniobra, multiplicando los riesgos e involucrando a demasiada gente en ello.

Nadie está obligado a adelantar a otros

Cuando no tenemos claro el panorama de lo que viene en contra nuestro o si no estamos seguros de si habrá espacio suficiente para acomodarnos en la ruta delante del automóvil o camión que deseamos sobrepasar es mejor no correr riesgos innecesarios y no intentar el adelantamiento.

Es preferible sentirse seguro detrás de otros, dejando espacio suficiente para posibles maniobras de otros conductores y esperar nuestra mejor oportunidad para hacer el adelantamiento.

Nadie está obligado a adelantar a los vehículos, la prisa y la impaciencia no son buenas compañeras de viaje, recuerden que lo más importante es sentirse seguro al volante y no tratar de ganar unos cuantos metros arriesgando mucho.

Además, al igual que en el ejemplo de los conductores que hacen adelantamientos no aconsejables, si nosotros nos mantenemos prudentes podemos influenciar a otros conductores con nuestro comportamiento en las rutas, pero en esta ocasión de manera positiva.