Europa necesita cargar de manera standard sus vehículos eléctricos

Según Pike Research, prevé más de 2,9 millones vehículos eléctricos en las carreteras europeas de aquí al año 2020, con 4,1 millones de estaciones de carga que les presten servicio, la ausencia de una norma única de carga está demostrando ser un gran obstáculo en la consecución de estos objetivos principalmente en Europa. Hasta ahora, la Unión Europea se ha negado a establecer un modelo único y universal para los dispositivos de carga elétrica, mientras que por otro lado algunos países prefieren una norma sobre la otra, se ha vuelto una realidad que en Europa se prefiere cargar los vehículos de manera standard.

Por su parte Alemania,  prevé especialmente un mercado único enorme  grande de vehículos eléctricos en 2013, en la actualidad se adhiere a la clavija de tipo 2, a un conector llamado Mennekes, especialmente Francia e Italia apoyan un tipo de enchufe de 3, a diferencia de Alemania. Como resultado, no sólo se confunde la situación, sino que también se requiere que los fabricantes de automóviles que venden vehículos «enchufables» comiencen a incorporar adaptadores diferentes para adaptarse a los distintos tipos de enchufes. Por ejemplo, Renault Fluence VE está preparado para tanto 2 Tipo y Tipo 3 conectores.


Leer más…

Máquinas expendedoras serán puntos de recarga para vehículos eléctricos

El parque automotor está comenzando un proceso de cambio desde la propulsión con fuentes no renovables como el petróleo hacia energías más limpias como la electricidad. Los automóviles eléctricos serán en el futuro la generalidad y los gobiernos nacionales ya están apostando por esta tecnología como medida de política local para luchar contra la contaminación de las ciudades y el cambio climático. Y es en este sector donde se vislumbran muchas oportunidades de negocios y será muy importante posicionarse cuanto antes para tener una ventaja, por ejemplo, en mantenimiento de vehículos eléctricos, baterías eléctricas, cargadores, etc.

En Japón se ha tomado la decisión de que las máquinas expendedoras, ya sean de bebidas gaseosas o golosinas, provean también le energía necesaria para la recarga de los vehículos eléctricos. Con este objetivo la empresa Forkin Co., que es la más importante operadora de máquinas expendedoras (maneja alrededor de 1,2 millones) y Panasonic Electric Works, que desarrollará y producirá los cargadores, se han unido para lograr este objetivo.

Proyecciones a futuro

En el futuro próximo planean instalar 10.000 cargadores en las expendedoras ya existentes o junto con otras nuevas, donde además contarán con la colaboración de empresas de telecomunicaciones como SoftBank Telecom y SoftBank Movile que se encargarán de conectar los sistemas de carga.

La gran ventaja de que las ciudades posean múltiples puntos de recarga es que los propietarios de vehículos eléctricos no tendrán inconvenientes en recargar sus vehículos y esto hará que la gente se anime a adquirir vehículos ecológicos. Además para facilitar aún más las cosas se instalarán en los sistemas de navegación GPS los puntos de recarga así se sabrá siempre dónde se encuentra el más cercano.
Con todas estas facilidades es evidente que el coche eléctrico sera un éxito en pocos años en todas las ciudades del mundo.