La velocidad como enemigo del conductor

En los tiempos que corren la velocidad es uno de los principales enemigos del conductor. Hablamos del estrés y la desesperación que se apodera cada día de nosotros en interminables trayectos, donde los atascos del tránsito nos retienen sin mayores posibilidades de que alguien nos rescate.

Cuando esto ocurre, unos pocos metros libres de calzada se convierten en nuestros aliados y deseando llegar al destino empezamos una serie de aceleradas y frenazos para nada deseables.

Este tipo de conductas sabemos que riñen directamente con la conciencia ecológica que debemos mantener.
Por eso hoy sentimos que debemos reforzar un poco más el respeto a nuestro entorno.

Una de las primeras ideas que tenemos que desechar es que si tenemos varios años de permiso para conducir cada vez manejamos mejor.

Debemos medir nuestro desempeño haciendo uso de otros parámetros, no solamente de nuestra antigüedad como conductores.

Reflexionemos acerca de nuestro comportamiento relativo a reducción del consumo de combustibles fósiles, al aumento de la seguridad en el manejo, al confort, a las disminuciones de dióxido de carbono y a lo que hacemos para obtener un menor costo de mantenimiento de nuestro vehículo.

La clave es la superación de algunos vicios que nos pueden estar impidiendo un uso sostenible de nuestro automóvil.

¿Cómo podemos enfrentarnos a esto?

Podríamos repasar algunas herramientas útiles:

  • Circular en marchas largas, siempre dentro de las revoluciones del motor más adecuadas.
  • No apurar el cambio de marchas cuando aceleramos, esperando a meter un cambio entre las 1.500 y 2.000 revoluciones por minuto en motores de gasolina y entre 1.500 y 2.500 revoluciones en motores diesel.
  • Conducir tratando de anticipando los problemas, con una actitud previsora y manteniendo la velocidad uniforme, logrando seguridad y comodidad en el viaje.
  • Tener siempre presente que si no pisamos el acelerador el motor no consume.
  • Tener en cuenta la contaminación sonora que nuestro motor está produciendo, un solo motor a 4 mil revoluciones hace el mismo ruido que 32 automóviles a 2 mil revoluciones.
  • Hay muchísimas recomendaciones acerca de los neumáticos, relativas a la presión, ancho, desgaste, etc. Debemos armarnos una rutina para revisar del estado de los mismos.
  • Si la temperatura lo permite no utilicemos el aire acondicionado, En la ciudad, su uso sin control produce un 20 por ciento de aumento en el consumo del vehículo.
  • Los filtros de aire y las ventanillas abiertas, junto con bacas para el equipaje, trabajan en contra de la aerodinámica de los automóviles. En ocasiones se puede llegar a incrementar el consumo de combustibles en un 32 por ciento.

En definitiva para bajar el ritmo de trabajo y estrés diario es necesario un tiempo de conducción relajada, sana, desintoxicante de tantas influencias negativas que soportamos a lo largo del día. Si es preciso, pasa la tarde relajándote para evitar aumentar la velocidad en exceso y sufrir algún accidente.

Tú mismo lo sentirás mejor y si viajas acompañado, los que van contigo seguramente lo aprobarán y agradecerán.

¿Puede dañarnos el Airbag?

Hay algunas experiencias reales con los airbag que no dejan de sorprendernos y que no debemos descartar a la hora de evaluar este elemento de protección de conductores y pasajeros.

Hay un caso conocido en el que dos amigos viajaban a velocidad regular por una carretera y de pronto el airbag del acompañante saltó de repente y lo golpeó fuertemente en la cabeza.

Es importante señalar que la ventanilla de su lado estaba abierta y el viento que entraba lo perjudicó, ya que al volumen propio del airbag tenemos que sumarle varias decenas de litros de aire que en cuestión de décimas de segundo le impactaron en la cara.

Esto le produjo daños en un oído y en un ojo, del cual casi perdió totalmente la visión. Un detalle no menor es que en la realización de los crash test siempre se deja alguna ventanilla abierta justamente para estudiar los efectos del aire sumados al de la bolsa.

Analicemos las posibilidades

Desde el punto de vista estrictamente físico el relato tiene asidero, ya que el inflado rápido de las bolsas produce un desplazamiento del aire del habitáculo del vehículo y por lo tanto la presión aumentará. Si la compresión es importante, se puede llegar a lesionar alguna parte de nuestro cuerpo sensible a estos cambios, por ejemplo nuestro tímpano, en nuestro sistema auditivo.

Lo que habría que determinar es cuan grande es el efecto de este aumento de presión y si eso puede llegar realmente a dañar a los ocupantes del vehículo.
Para tratar de darle una magnitud a nuestros cálculos tenemos que suponer que la temperatura del aire a medir no varíe, lo que en el muy corto tiempo que demora un airbag en desplegarse es casi un hecho.

También supondremos que todo el resto del sistema defensivo actúa perfectamente y que la cabina de pasajeros no sufre deformidad alguna.
La idea es que la única fuerza que cambia de un momento a otro es la desplegada por los propios airbag.

Un volumen aceptable y normal para una bolsa es de unos 60 litros, si suponemos que exploten los dos airbag delanteros y uno es un poco más poderoso que otro porque no tiene el volante de por medio, estamos hablando de unos 150 litros.

Dentro de la cabina tenemos aproximadamente unos 3 mil litros de aire, aunque obviamente esto varía de acuerdo a los modelos.

Nuestro fuerte no es la física, pero créanme que con estos datos, la variación entre el momento anterior y el posterior a la apertura de los airbag es de tan solo el 5 por ciento del volumen.
Esto equivale a sumergir la cabeza en una piscina a unos 55 centímetros de profundidad.  Si alguna vez lo hiciste y no te dañaste los oídos o los ojos, un golpe del airbag tampoco lo hará.
Resumiendo, el airbag no debe producir ninguna lesión de consideración porque su efecto es leve, el golpe es muy rápido, no es violento.

De todas formas, si el cuento que nos hicieron fuera cierto, no quiero ni imaginar como hubiera quedado su cabeza si se golpeara contra el volante o el parabrisas.

Cambio de Neumáticos en plena carretera

Una de las peores situaciones que podemos pasar en plena carretera es tener un neumático pinchado. Sin tomar las medidas preventivas para estos casos tendría que esperar mucho tiempo hasta que llegue ayuda. Sin embargo en tan solo unos minutos usted puede solucionar el problema y seguir con su trayectoria hacia su destino.

Prevenir antes que lamentar

Una de las claves mágicas para solucionar todo problema es la prevención. En caso de neumáticos, una revisión periódica puede librarnos de desagradables episodios. Usted puede hacer esta inspección visual, poniendo plena atención en la presión adecuada, los desgates irregulares del neumático, la profundidad de los canales y el alineamiento.

Si no entiende mucho de esto, nunca es tarde para aprender. Cuando lleve su automóvil al centro de mantenimiento, pida una revisión de los neumáticos e invierta ese tiempo presenciando la revisión y pidiendo que le expliquen que es lo que debe observar periódicamente.

Parte de la prevención es invertir en un kid de recambio de neumático. El cual consiste en:

  • El neumático de repuesto.
  • Una gata de elevación.
  • Una llave en cruz.
  • Una extensión para la llave en cruz (de gran ayuda para las mujeres)
  • Una alfombra y un mandil para no ensuciarse la ropa.
  • Un par de triángulos de emergencia.

Como reaccionar ante un neumático pinchado

Cuando un neumático se pincha este pierde el aire a presión de su interior ocasionando un desbalance en el vehículo en el momento de la conducción. Lo primero por hacer es no perder la calma cuando sienta un gran estallido, seguido por un fuerte tirón del volante. Por ninguna circunstancia apreté los frenos, en cambio sujete firmemente el volante con ambas manos y gire lo necesario para mantener una trayectoria recta. Vaya desacelerando gradualmente y con suavidad. Cuando pierda velocidad comience a frenar igualmente con suavidad. Visualice un buen lugar al costado de la carretera para detenerse.

Cambio del neumático en simples pasos

Antes que todo llame a un familiar avisándole su situación. También puede solicitar el servicio de asistencia en carretera de su plan de seguro vehicular. Pero también puede hacerlo usted mismo si cuenta con todo lo necesario.

  • Primeramente ponga el freno de mano, coloque los triángulos de emergencia antes y después del automóvil y reúna todas las herramientas necesarias cerca del neumático pinchado.
  • Sitúe la gata en la base recomendada por el fabricante y comience a elevar hasta que este firme el conjunto automóvil – gata. Retire el protector de la rueda.
  • Usando la llave en cruz afloje cada tuerca ayudándose de la extensión si en caso están muy ajustadas.
  • Levante más el vehículo, lo suficiente para dejar al aire el neumático.
  • Retire las tuercas y remueva el neumático pinchado.
  • Coloque el neumático de repuesto y ajuste las tuercas con la llave levemente.
  • Baje el automóvil y retire la gata.
  • Con el automóvil sobre el suelo, ajuste completamente las tuercas hasta un cuarto de vuelta más del tope.
  • Revise la presión del neumático, compare con las demás, retirando el exceso.
  • Finalmente guarde todas sus herramientas.

El cambio de un neumático puede ser realizado en unos cuantos minutos teniendo todo lo necesario para hacerlo. Sin embargo no deje pasar por alto este evento. Lo más pronto posible lleve su automóvil a una revisión de los demás neumáticos para descartar más problemas y evitar el consumo extra de combustible.