El compromiso de Santiago de Chile por reducir la contaminación ambiental

En los primeros lugares de las ciudades más contaminadas de América Latina se encuentra Santiago de Chile. Un 92 por ciento de las emisiones de  monóxido de carbono que contribuyen a la estadística corresponden a  los automotores que transitan a diario sus calles.

Ante este problema, autoridades locales han creado varios programas que buscan lograr un balance entre el desarrollo y el entorno: el Sistema de Transporte Masivo de Santiago de Chile, la Restricción Vehicular y  el Plan Maestro de Ciclorutas, entre otros.

Bonos de países desarrollados

Con la promesa de hacer más sustentable el sistema de transporte público de la capital chilena, fue desarrollado el metro de superficie, cuyo objeto es contribuir a mitigar la emisión de gases contaminantes y de efecto invernadero. Para lograrlo, incorporó a su sistema los denominados “Bonos de carbono” que consisten en aportes que países desarrollados pertenecientes al Protocolo de Kioto realicen a los que se encuentran en ese camino, a través de la financiación de proyectos de captura o reducción de gases. La forma de lograrlo, es a través del reemplazo del sistema de control y operación de los trenes actual por un sistema que deje de emitir las 15.300 toneladas de CO2 anuales, que saturan el aire de Santiago.

Más control a la circulación

Políticas en ejecución como la restricción en un 20 por ciento de la circulación de vehículos, que opera hace 10 años, así como la importación de vehículos catalizados (que consumen gasolina sin plomo) complementan el panorama de cuidado del medio ambiente por parte de las autoridades.

Pero no sólo medidas de carácter restrictivo forman parte del abanico de soluciones medioambientales en la capital, el apoyo a la reducción de los embotellamientos y a la práctica del deporte entre los chilenos, es contemplado por el Plan Maestro de Ciclorutas para Santiago, que proyecta la construcción de más de 640 kilómetros de ciclovías: entre 500 kilómetros urbanos y 140 kilómetros rurales, que las interconecten. Este proyecto comenzó en 2009 y pretende terminar en 2012, al momento, ya se encuentran en funcionamiento algunos de sus trayectos.

Si bien es cierto, hacen falta más medidas de apoyo a la descontaminación ambiental provocada por los automotores, el gobierno de Santiago de Chile ya se encuentra trabajando en la creación de otras actividades orientadas a la reducción de emisiones nocivas. Cabe recordar que junto a Ciudad de México, sus programas son un marco de referencia en la gestión de la calidad del aire en América Latina y el Caribe, estos esfuerzos resultan ser un paliativo a este creciente problema que afecta la vida de los millones de habitantes de esta región del planeta.

 

BB1 de Peugeot, un scooter ecoeficiente

Un vehículo 100 por ciento eléctrico que se adapte a las condiciones de las ciudades en cuanto a espacio de estacionamiento, es la propuesta que desde el 2010 ha presentado en las diferentes ferias de automóviles la francesa Peugeot, con su prototipo BB-1 que busca entrar a competir de lleno en el mercado ecológico tal como lo han hecho sus similares Toyota y Mercedes Benz.

Crecen admiradores del BB1 en redes sociales

Peugeot ha indicado a través de sus encuentros en exposiciones, que la idea es por lo menos sacar al mercado en el 2012 una de las 14 propuestas de este tipo de automóviles, por lo que en sus portales de Facebook, el BB1 ya cuenta con más de 15 mil admiradores, no sólo del tema ecoeficiente, sino de su diseño particular hecho para acoger en su interior a dos personas sentadas hacia adelante, lo que simularía a la posición adoptada en las motocicletas.

Es por tanto que su presentación oficial en la Exposición Universal de Shanghai- China de 2010, además de ser el lanzamiento de los scooters en ese país, se dio en el momento justo en el que esta muestra buscó posicionar la necesidad de mostrar vehículos que garantizaran “movimiento y emoción”, características vinculadas con los nuevos modelos de transporte individual por parte de la francesa.

Menos emisiones de gases y ruidos

En cuanto a lo ambiental, los propulsores eléctricos del BB1 controlarían la emisión de gases contaminantes al medio ambiente, así como desechos de aceites, filtros y repuestos aún siendo híbridos (combustión y electricidad), además no producirían ruido por no existir una alta fricción entre sus partes.

Una gran eficiencia en su motor del  70 a 80 por ciento aproximadamente comparado con el de combustión interna, lo que garantiza que no tendría una alta pérdida de energía y un rendimiento de 400 kilómetros por tanque, mientras que los automóviless alimentados por combustibles fósiles, rinden alrededor de 800 Km, en costos: de 60 a 7 dólares por tanqueo.

Esta sigue siendo una excelente alternativa sostenible con el medio ambiente, pero en opinión de los expertos, en cuanto no se popularice su uso la principal desventaja no sólo de este modelo, sino de los presentados por sus similares, serán sus altos costos de producción que se reflejan en el precio al usuario, por lo que aún  no son automóviles accesibles al ciudadano del común.

Un automóvil también puede ser ecológico

Todos debemos pensar ahora en no sólo comprar un automóvil por su aspecto, sino también por la forma de cómo este impacta  en el medio ambiente. Al comprar uno de los nuevos automóviles ecológicos, no sólo se produce menos contaminación que afecte la naturaleza, sino que también ahorramos dinero.

Un automóvil que ahorra el consumo de combustible trae múltiples beneficios tanto para el planeta como para su bolsillo.

El mayor beneficio

Cuando un automóvil está hecho especialmente para reducir el consumo del combustible hace que nos ahorremos dinero al estar llenando el taque de gasolina más seguido y que no tengamos que reparar las piezas mecánicas con la frecuencia que lo haríamos con un automóvil normal.

Por tanto este tipo de vehículos están frabricados para rendir más y tener una vida útil mucho mayor, trabajan más eficientemente y su desgaste es menor.

Consume menos gasolina

Ahorro de combustible

El impacto al planeta de un coche de combustión interna

El combustible del automóvil se quema dentro de los cilindros y libera energía en forma de calor y de energía cinética; el calor se disipa en la atmosfera y la energía cinética hace mover el vehículo con una reacción en cadena dentro del motor, después de este proceso el combustible sale por el escape y este humo es dañino para el planeta y la vida humana.

Las principales consecuencias

Entre los  problemas principales que conllevan  estas emisiones de los automóviles se encuentra la contaminación del aire, ya que se ve polucionado por  varios gases dañinos como monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, partículas, compuestos volátiles, benceno y varios más, y si hablamos de una ciudad muy poblada estos efectos son realmente grandes y el daño es exageradamente considerable al planeta.

Otra consecuencia que tiene el uso de los  automóviles tradicionales, es su incidencia en el proceso conocido como el efecto invernadero provocado también por los múltiples gases dañinos, que hacen que se reduzca cada vez más la capa de ozono, encargada de  de proteger a todos los habitantes con vida en el planeta de las radiaciones solares ultravioletas, entre otras.

Automóviles ecológicos: una medida de prevención

Sin duda los automóviles  que reducen  el uso de combustibles tradicionales, son un ejemplo de las tantas medida de prevención que podemos tomar para disminuir aunque sea mínimamente la contaminación ambiental. Está claro que seguiremos afectando el medio ambiente, pero por lo menos el impacto se irá reduciendo mucho y la contaminación será menos exagerada. En  nuestras manos está tomar conciencia acerca de los beneficios individuales y a nivel mundial que producirá el uso de este tipo de beneficio propio y sobre todo un beneficio mundial.

Más información: Fuente

Artículo relacinado: Automóviles ecologicos