Danone adquiere 90 Polo Bluemotion y reduce sus emisiones de CO2

La empresa francesa Danone, ha elegido el Polo Bluemotion como el modelo para renovar su parque de vehículos de servicio comercial, adquiriendo 90 vehículos en total. La fábrica de Parets del Vallés fue el escenario de la entrega de las primeras 27 unidades, la razón de la inversión, las referencias de este vehículo tanto en emisiones de CO2 como en consumo de combustible.

El resto de los automóviles serán entregados en las sedes de Danone en España, particularmente en Sevilla, Santander y Madrid. Por otra parte cada una de las unidades vendidas, Volskwagen plantará dos árboles el año entrante, uno en el bosque BlueMotion y otro en las inmediaciones de Danone en Parets del Vallés.

Compromiso con el desarrollo sustentable

El Polo BlueMotion, cuenta con dos cualidades a su favor que lo convierten en el Polo más ecológico y económico en la historia de la Volkswagen. Por una parte su consumo de 3,4 litros promedio a los 100km y los 89 gramos de emisión de CO2 por kilómetro, esto gracias a que incorpora adaptaciones tecnológicas tan eficientes como el sistema de recomendación de cambio de marcha Start/Stop o la recuperación de la energía de frenada, que le ayudan a conseguir estas cifras sin renunciar a sus prestaciones, ya que consigue alcanzar una velocidad punta de 173 km/h.

La apuesta por la movilidad sostenible se une a otras acciones ya emprendidas por Danone dirigidas también a minimizar las emisiones de sus vehículos a la atmósfera, como son la implantación de vehículos propulsados a gas natural para el reparto en las grandes ciudades, la optimización de las rutas de logística, los cursos de eco conducción.

Plan que reduce la contaminación familiar y ahorra dinero

Los Lindell, una familia Sueca típica, redujeron sus emisiones de CO2 en un 80 por ciento luego de que se vieran  en un periodo de seis meses, luego de ser sometidos a proyecto “One Tonne Life” del cual es responsable Volvo Car España.

El proyecto fue realizado en conmemoración del Día Mundial del Ahorro de Energía, entre los resultados que se presentan se observa una reducción de un 95 por ciento de las emisiones de CO2 en transporte, un 80 por ciento en comida y un 60 por ciento en hogar y consumo energético.

One Tonne Life

El proyecto es un experimento social a nivel mundial puesto en marcha por Volvo Cars, Vattenfall y A-hus, en el que esta familia de cuatro miembros ha cambiado su modo de vida habitual por otro más sostenible.

La prueba comenzó hace seis meses, los Lindell se mudaron a una casa ecológica y se les entregó un Volvo C30 DrivE eléctrico. Todos sus hábitos son medidos a través de tecnología inteligente capaz de medir el consumo energético, midiendo específicamente tres puntos clave, transporte, consumo y emisiones contaminantes.

En materia de movilización, las reducciones se deben gracias al uso del transporte público y la optimización del vehículo. La comida gracias a la reutilización de alimentos y a un mayor consumo de frutas y verduras de temporada.

Asimismo han obtenido un descenso de sus emisiones de CO2 en un 60 por ciento en el consumo energético de su hogar, gracias a que esta casa sostenible reduce las emisiones en días soleados y genera 1.500 kwh de energía al año. Por ello, desde el mes de mayo los Lindell han vendido energía a la red eléctrica a la que antes se la compraba.

Conducción ecológica evita 50.000 toneladas de CO2

En Madrid, los cursos de conducción ecológica y eficiente que imparten centros asociados de la Comunidad de Madrid evitan anualmente  que unas 50.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) se emitan a la atmósfera cada año, según los datos del gobierno regional.

Ahorro anual para el bolsillo

Estas iniciativas generan además un ahorro de 200 euros anuales de media en combustible en los vehículos particulares, además de unos 3.000 euros en el transporte público (autobuses), así como en los camiones.

Durante los cursos gratuitos que financia la Comunidad se aprenden distintas técnicas de conducción que permiten ahorrar hasta un 15 por ciento del combustible que se gasta. Las cifras ofrecidas por las autoridades señalan 168 euros de ahorro en turismos, 4455 en autocares, 3516 en autobuses del tranporte público urbanom y 2468 euros si se trata de vehículos de mercancías o camiones. Estas cantidades son de ahorro anual.

Los cursos incluyen una serie de consejos para reducir el consumo de combustible y las emisiones de gases a la atmósfera, entre ellos la conducción en marcha lo más larga posible y a bajas revoludiones, evitar cambios y frenadas bruscas, llevar velocidad uniforme, y conducir de forma suave.  También influye en el consumo de gasolina la  reducicción de marchsa lo más tarde posible o conducir siempre con anticipación y previsión. Desde 2006 la Comunidad ha organizado más varios cursos a los que han asistido ya 23.600 personas.

Cómo se desarrolla el curso

En el curso, se realiza un recorrido urbano antes de comenzar con la teoría. Los vehículos usados tienen ordenadores que miden el consumo de combustible de la persona mediante su forma de conducir. A partir de este momento comienza la teoría en la que se explican las técnicas mencionadas anteriormente para una conducción ecológica. Al final, se repite el recorrido apra comrobar si aplicando las técnicas se redujeron emisiones y consumo.

La Comunidad de Madrid ha invertido 3,2 millones de euros desde 2006 en esta iniciativa. En 2011 se espera la realización de 3.500 cursos más para vehículos particulares y 1.850 para industriales.