Maldito Smog

Todos alguna vez hemos escuchado hablar de los problemas del smog, pero  nadie sabe exactamente la definición de este concepto.  Mucho se habla del smog como contaminación en el aire, pero esa no es una definición exacta. Por lo tanto, a continuación expondremos una breve definición y clasificación del smog, para acabar con todas las dudas que puedan haber al respecto de este tema.

Significado

En primer lugar, este término que escuchamos en los medios viene derivado de una contracción de smoke (humo) y fog (niebla), dos palabras del inglés, y eso es precisamente lo que es el smog, una niebla que parece estar presente y se asemeja al humo. Es una gran contaminación que sufre el aire y nosotros en las ciudades grandes ya que las partes contaminantes permanecen estáticas en las zonas más bajas de la atmósfera , lugar donde nosotros nos encontramos, de ahí que estemos respirando eso cada vez más.

Cuando hay una cantidad importante de contaminantes en el aire y al mismo tiempo coincide con una serie de altas presiones atmosféricas, este aire queda estancado generando este tipo de niebla, que nada tiene que ver con la niebla natural generada por partículas de agua.

Tipos de smog

Podemos clasificar al smog en dos categorías bien definidas que son el smog sulforoso y el smog fotoquímico.

El sulfuroso es el conocido como smog-gris, smog-industrial o lluvia ácida. Éste es generado por la combustión de carbón que genera óxidos de azufre, ya que al entrar en contacto  con el vapor de agua que está en la atmosfera genera lo que habitualmente conocemos como lluvia ácida. Este tipo de smog es sumamente común en ciudades que tienen niebla de manera habitual, como es el caso de Londres.

Cuando estos dos elementos reaccionan  generan acido sulfúrico y convierta a la niebla común en este smog  totalmente cargado de contaminantes que además de ser sumamente perjudiciales para la salud causan problemas en estructuras, alimentos y todo con lo que mantenga contacto.